Día Cero. Misión: ¿Imposible?

Hemos cumplido un poco mas de dos meses desde el día que tomamos el avión rumbo a Seattle (el Día Cero), para vivir una nueva aventura en manada. Una oferta de trabajo y la búsqueda de una nueva experiencia nos da la oportunidad de emigrar al hemisferio norte del planeta, en verdad muy al norte!
 
Después de dos largos meses de preparativos, vueltas, trámites e investigaciones el Día Cero llegó, el 17 de Junio del 2012 a la 2:00 am fue la fecha y hora pactada en que la expedición comenzaba, las instrucciones de la misión eran claras: debíamos de viajar 3,769 km. y debíamos llegar los 6 juntos sanos y salvos a nuestro nuevo hogar.
 
Nos llevó dos meses dedicarle el 100% de nuestro tiempo a preparar el viaje y dejar nuestras vidas en México en el “congelador” por un tiempo, probablemente lo que tomó la mayor parte del tiempo del trabajo previo fueron los preparativos para poder viajar con mascotas de México a USA. Aun hoy recordamos todo el espectáculo para reunir los requisitos necesarios para viajar sin problemas, pero la aventura para conseguir 4 jaulas transportadoras de diferentes tamaños fue sin duda la que nos causo mayor estrés e incluso discusiones, pero como debía ser, la última noche logramos tener reunidas todas las transportadoras.
 
La agenda de la misión estaba perfectamente sincronizada, nuestros medios de transporte terrestre y aéreo no se detendrían a esperarnos por lo que los 6 elementos de la misión debíamos de trabajar como una máquina bien aceitada para cumplir nuestro objetivo. Sin oportunidad de dormir el día anterior nuestro primer contacto en la expedición llegó a las puertas de nuestro cuartel, nuestro taxi habia llegado puntual a  la hora pactada:
 
0200 hrs. Por obvias razones nuestro taxi no era un carro normal, en realidad era una van para transportar 14 personas, aunque 4 perros, 2 pasajeros y un chofer también viajan muy cómodos. Al son de cumbias como “la hierba se movía” y “la cosecha de mujeres” partimos con destino al aeropuerto de la ciudad de Monterrey.


0300 hrs. La base de la ciudad de Monterrey se encuentra desolada, no hay señas de nuestro próximo contacto, el mostrador de American Airlines (AA) aun estaba cerrado por lo que decidimos los 6 “estirar piernas” en los jardines del aeropuerto. 

0315 hrs. Somos los primeros en fila y 3 horas antes de nuestro vuelo justo como las instrucciones de la aerolínea lo estipulan, este es el paso mas importante ya que definiria en gran medida el éxito o fracaso de la misión, ya que para poder subir al avión a nuestros hijos la temperatura durante el viaje o en cualquier punto de escala no debía de exceder de 29 grados centigrados, si excede, la aerolínea rechaza el transporte de mascotas, lo que significaría que perderíamos nuestros vuelos. Estamos hablando que salimos de Monterrey con escala en Dallas en pleno Junio! Después de monitorear el clima 2 semanas seguidas decidimos aventurarnos y elegir ese día, el Día Cero, para viajar. El agente de AA revisó el pronóstico del tiempo y nos dio luz verde! Estábamos del otro lado. El pronóstico del tiempo mostraba:


MTY   6:00 24 C
DFW 11:00 28 C
 
Así como lo leen: 28 C, nos libramos por 1 C!
 
Jorge Chavez, nuestro contacto de American Airlines fue parte importante de la misión, y hablando en serio, nuestro reconocimiento para esta persona, pocas veces se tiene la oportunidad de recibir el servicio de alguien que disfruta su trabajo, su actitud de servicio sin duda lo hace sobresalir de sus compañeros, el nos ayudo con la documentación de nuestros perrhijos, así como con el llenado de todos los documentos necesarios para viajar sin ningún problema, siempre con una sonrisa, paciencia, liderazgo y gran actitud de servicio.  Gracias Jorge por toda tu ayuda!
 
0415 hrs. La documentación de nuestro equipaje y el check-in de todo el equipo había sido completado, teníamos 20 minutos libres por lo que decidimos de nueva cuenta pasear por última vez en tierras mexicanas en los jardines del aeropuerto antes de subirnos al avión que nos llevaría a territorio estadounidense.
 
0545 hrs. Estamos en el avión, nuestra retirada de México es inminente, tenemos  sentimientos encontrados, emocionados por la nueva aventura pero agotados por no haber dormido en casi ya 20 hrs y con la preocupación de que nuestros 4 mejores elementos iban a viajar en el compartimiento de las maletas.
 
0600 hrs. El avión ha despegado, vemos por última vez el cerro de la silla y la ciudad de Monterrey, antes de que nuestro capitán apague la señal de fasten your seatbelts caemos dormidos.
 
0900 hrs. Estamos en EUA, tenemos 2.5 horas para pasar por migración, aduanas y TSA, es una prioridad rebasar el mayor numero de gente posible para acortar el tiempo de reencuentro con los demás miembros de la misión, seguramente su viaje no fue tan placentero como el de nosotros, mientras mas pronto nos vieran, menos tiempo pasarían desorientados y asustados.
 
0910 hrs. El agente de migración con cara estoica revisa nuestros pasaportes y nuestras visas, nos pregunta nuestro destino final y nuestro motivo de viaje, con una voz fría y sin mostrar gesto alguno nos pregunta si no viajamos con frutas, plantas o animales vivos: “SI”, comentamos, “viajamos con nuestros 4 hijos”, su expresión cambia, nos muestra una sonrisa y como si un robot se convirtiera en humano nos comienza a contar las anécdotas de sus mascotas. Nuestra entrada a EUA es ahora oficial.
 
0930 hrs. Rendezvous! Han sobrevivido el primer tramo del viaje, estar juntos los 6 alimenta nuestra confianza para seguir con la travesía. Llegamos a Aduana con un sentimiento como si viajáramos con algo ilegal, me imagino que es la costumbre de no confiar en la autoridad (mexicana), sin embargo no nos hacen ninguna pregunta, ni si quiera ven la documentación y cartillas de nuestros compañeros, nos dan la bienvenida e incluso tratan de acariciar a Kukis.

 

0945 hrs. Llegamos al mostrador de AA para dejar a nuestros 4 compañeros para la segunda parte de nuestro viaje, el personal de la aerolínea es muy amigable, nos dejan salir por una puerta de emergencia al exterior del aeropuerto para “estirar las piernas”, es nuestro primer paseo en tierras gringas, nos hidratamos, los que tenían ganas hicieron sus necesidades y volvimos al interior del edificio.
 
1005 hrs. Dos agentes de TSA nos estaban esperando, deben de revisar las jaulas transportadoras antes de volver a ser documentadas, es impresionante como respetan a los animales, son empaticos e incluso cariñosos, nos ordenan sacar uno por uno para revisar el interior de las transportadoras así como para quitar los cinchos y poner cinta alrededor de las jaulas por seguridad. Nos dan las gracias y nos desean buen viaje.
 
1015 hrs. Nos volvemos a separar, la segunda parte del viaje es la mas larga, 5 horas de vuelo, nos despedimos, les prometemos que nos veremos pronto, nuestros 4 mejores elementos están de nueva cuenta en el compartimiento de las maletas.
 
1030 hrs. Estamos en la sala de espera, comemos algo rápido, hacemos contacto con nuestros Capitanes (Padres) y estamos listos para abordar. 5 horas mas y esto se habrá terminado.
 
1100 hrs. El avión despega a la hora exacta con la temperatura prometida: 28 C.
 
1345 hrs. El viaje transcurrió sin novedad, Washignton nos regala una vista majestuosa del Mount Rainier, y un poco mas adelante todo el área de Seattle se deja ver, es un día soleado, nos da la oportunidad de contemplar nuestra nueva ciudad.
 
1400 hrs. Aterrizamos! Solo falta reunirnos y pasar lista.
 
1420 hrs. Baggage Claim, el equipaje ha salido por la banda 9, pero no vemos señal alguna del resto del equipo.
 
1425 hrs. El resto del equipo llega escoltado por oficiales de la aerolínea, estamos todos juntos, lo logramos! “Estiramos piernas” en el tercer piso del estacionamiento del aeropuerto de Seattle.
 


1500 hrs. Un taxi especial se nos ha asignado: una van preparada para transportar personas en sillas de ruedas, el chofer nos da la bienvenida a la ciudad, y como todos, nos advierte de la lluvia!

 
1520 hrs. Hemos llegado a nuestro destino, Joe y Lisa nos reciben con la puerta del patio abierta, estamos en nuestro nuevo hogar después de 16 horas de viaje. Rita, Mugres, Kukis y Morgan corren y olfatean todo.
 

Misión Cumplida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s