Hacer las paces con el dinero. Tips para comenzar a sanear tus finanzas

Las finanzas personales o familiares son un tema, a veces incómodo, pero muy necesario de tocar, ya que aunque a muchos no nos guste, el dinero es el medio de pago predominante para intercambiar bienes y servicios.

El objetivo no es acumular dinero, es decir NO verlo como un fin, sino como un medio que nos permita hacer lo que sea que venimos a hacer al mundo en esta vida.

Conscientizarnos y tomar control sobre nuestras finanzas personales/familiares permite que podamos cumplir nuestros sueños y metas; poder tener recursos para lo que realmente es importante invertir; poder tener una vejez digna y plena; poder tener una mayor contribución con las causas sociales que tanto nos apasionan y que tanto nos necesitan; ser consumidores responsables; entre otros….

Entonces ¿cuál es el problema?, se preguntará alguien por ahí. El problema es que muchas personas NO están realmente conscientes de su relación con el dinero, en lo que gastan y cómo gastan sus recursos monetarios. Lo que muchas veces los lleva a tener una idea errónea de que “el dinero no les alcanza” o que necesitan trabajar mucho más para “poder ser felices”. Lo que pasa es que el dinero fluye, simplemente se canaliza inconscientemente en cosas que no están alineadas a las prioridades, valores o estilo de vida que realmente queremos tener.

NOTA! Todo este rollo obviamente va enfocado a personas/familias que tienen un ingreso que les permite cubrir por lo menos sus necesidades básicas, es decir, vivienda, comida, vestimenta, educación, transporte, salud, etc. Ya que desafortunadamente en la actualidad hay cientos de millones de personas que no pueden cubrir esas necesidades, por lo que, los que si tenemos la fortuna de poder satisfacer nuestras necesidades básicas y un poco mas, deberíamos tener el compromiso de ser responsables con la forma en la que consumimos y gastamos recursos. Necesitamos tomar conciencia y acción para hacer lo que está en nuestras manos, contribuir a aliviar el sufrimiento propio y el ajeno, y ser felices en el intento…. Eso es parte de vivir con compasión =)

Regresando al tema, cuántas veces has oído a alguien decir que le gustaría, por ejemplo:

  • Comenzar un negocio propio pero que no tiene capital para comenzarlo
  • Irse de vacaciones a X lugar o ir a X concierto o ayudar a X causa social, pero dice no tener dinero para estos “lujos”
  • Pasar más tiempo con su familia, pero que tiene que trabajar/subir de puesto/ganar más para poder retirarse antes o para poder adquirir mas cosas materiales
  • Salir de deudas
  • Etc.

Hasta hace unos varios años, nosotros vivíamos así, con las tarjetas de crédito siempre hasta el tope y pagando mensualmente el mínimo. Lo curioso es que no teníamos ni muebles propios, los pocos que había en la casa nos los había regalado mi mamá (soy Caro). Beto y yo somos Ingenieros, teníamos trabajos en empresas/instituciones reconocidas en Monterrey, dedicábamos mucho tiempo al trabajo, así que nuestro ingreso familiar en teoría nos permitiría satisfacer las necesidades básicas y más.  ¿Entonces?  Tan sencillo de poner en palabras ahora: ¡No éramos conscientes de nuestros gastos!

El dinero entraba, pero así salía… ¡y sin pedir permiso!

Comidas/cenas fuera, paradas exprés a la tienda de la esquina a comprar pan/galletas/yogur para que le cayera algo al estómago por la mañana; cafecito; cervecita; taquitos mañaneros; regalos para familia/amigos/conocidos por cumpleaños, boda, despedida de soltere, llegada de bebés, piñatas, etc.; ropa y accesorios para asistir a dichos eventos; y cientos de etcéteras mas.

Muchos de los gastos antes mencionados son llamados gastos hormiga. En este video platicamos sobre este tema, y si quieres darte cuenta de la cantidad de dinero que se fuga en gastos de este tipo, en el minuto 21:47 te doy el ejemplo de cuanto $$$$$ se termina gastando en “un solo refresquito” al día.

“No me alcanza el dinero”. Esta frase que estamos tan acostumbrados a escuchar, y no solo a escucharla sino a decirla, y que desafortunadamente nos hace vibrar en baja frecuencia, en sintonía con la carencia, y no con la abundancia. Al vivir en una sociedad consumista, es lo que la publicidad nos mete en la cabeza todos los días. Se nos olvida que  “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”. 

Mi cuñado -quien se nos adelantó a la siguiente vida- era financiero de vocación y profesión. Cuando nos quejábamos de que no nos alcanzaba el dinero, siempre nos decía: “es que no importa cuánto ganes, sino cuánto (y cómo) gastes” y “¿el mejor consejo para tener dinero? No gastes.” En aquel entonces, de inocente juventud, no resonaban sus palabras en nosotros, afortunadamente eso cambió con el tiempo.

No importa que tan alto sea nuestro ingreso personal o familiar, si nuestros hábitos de consumo son inconscientes, irresponsables, insostenibles, innecesarios, desalineados con nuestras prioridades, metas y valores (y los valores universales); el dinero nunca será suficiente.

Tantos ejemplos que vemos en el día a día con algunos políticos y legisladores,  que ganan  un muy buen sueldo pero necesitan seguir robando, ( perdón, ganando ) más a costa del pueblo;  celebridades que ganan millones y quedan en bancarrota; gente que se gana la lotería y al poco tiempo ya no tiene nada; entre otros.

Además de esto, se nos olvida que para la gran mayoría de las familias que trabajamos para poder obtener un ingreso, la moneda de cambio no es el dinero en si, sino nuestro tiempo.

“Cuando tú compras algo con dinero, no estás pagando con dinero, estás pagando con el tiempo de tu vida que tuviste que gastar para obtener ese dinero.”

– Expresidente uruguayo José Mujica

Bueno, ya entendí, quiero hacer las paces con el $$$. ¿Ahora qué hago?

Lo primero es:

Preguntarnos si nuestros  hábitos de consumo, nuestras acciones y nuestros gastos de HOY nos acercan al futuro que deseamos para MAÑANA

Si tu respuesta es SI… muchas felicidades! Tus finanzas personales/familiares deben ser muy sanas!!!!!

Si tu respuesta es NO… entonces, hay áreas de oportunidad en las cuales puedes poner manos a la obra a la brevedad posible.

Una ruta general que pudiera servir para sanear nuestras finanzas personales y familiares es la siguiente:

  1. Hacer (y seguir) un presupuesto.
  2. Enfocarse en pagar  deudas, especialmente aquellas que están generando intereses. (Si no tenemos deudas que generan intereses, entonces debemos comenzar a ahorrar desde ya).
  3. Ahorrar.
  4. Invertir.

Pero para llegar al punto 1 “Hacer (y seguir) un presupuesto”, hay que hacer trabajo previo.  A continuación te compartimos unos tips/hábitos muy sencillos para comenzar, ahora si que por el principio:


Empieza con un día, sigue toda la semana, hasta que termines el mes. Tan sencillo como anotar en una libreta, en una nota en el celular o en una hoja de excel, donde se te facilite mas hacerlo, todos y cada uno de los gastos que tenemos en el día. Incluir la renta, el agua, el chicle, el refresco, las papitas, los taquitos, el apoyo a las personas que piden en las calles, propinas… TODO. Y si tienes finanzas compartidas, de preferencia que los demás integrantes hagan el mismo ejercicio.

Este paso es tremendamente importante, ya que para poder hacer un presupuesto, primero tengo que saber exactamente cuánto gano y cuánto  gasto realmente. De igual forma, antes de poder asignar un porcentaje de ahorro, primero tengo que saber cuánto gano y cuánto gasto (de acuerdo a la CONDUSEF, el 23% de los mexicanos no ahorra). Y antes de poder ahorrar en forma, primero tengo que pagar mis deudas que generan intereses, ya que de lo contrario, “el remedio puede salir mas caro que la enfermedad”.


¿En qué gasto? Los gastos se pueden dividir en una cantidad infinita de rubros, pero cada quien los elige y adapta de acuerdo a su situación especifica,  pero para fines prácticos, vamos a mencionar solo dos grandes rubros: gastos necesarios (vivienda, alimentación, educación, salud, …) y  gastos innecesarios o variables (tele de paga o servicios de streaming; varios artículos de lo mismo (varias pantallas, por ejemplo); ir a dar la vuelta al centro comercial (o en línea) y comprar “ofertas”; “vicios” (cigarro, refresco, alcohol, juegos de azar,…), gastos hormiga (dulces, cafecito, taquitos, comisiones de los bancos, aplicaciones del celular,…);  comidas/cenas fuera; intereses de las tarjetas de crédito por no pagar el total; compra de carros nuevos (se devalúan mucho y rápido); ir a la compra sin lista y comprar de mas o por antojos; etc.

Estos últimos gastos, los innecesarios, son en los que debemos enfocarnos y comenzar a disminuir o eliminar ( o por lo menos presupuestar),  sin afectar tu calidad de vida.

¿Entonces si me puedo dar un gustito? Claro que si! Solo hay que presupuestarlo, sino se convierte en fuga de dinero.

En nuestro presupuesto familiar los rubros en que separamos los gastos o salidas de dinero son:

  • Gastos básicos fijos: Que son necesarios y cada mes son casi iguales: renta o hipoteca,  luz, agua, despensa, comida de animalhijos, etc.
  • Gastos básicos NO fijos: Que no ocurren todos los meses, pero que consideramos son necesarios: veterinario, dentista, seguros, etc.
  • Ahorro e inversión: Fondo de ahorro, ahorro para el retiro, ahorro para emergencias, inversiones, etc.
  • Contribuciones: Apoyo a causas, organizaciones, personas, etc.
  • Gastos personales y flexibles: Pueden  ocurrir o no cada mes,  y varían en cantidad $, pero no son estrictamente necesarios (tratamos – no siempre se puede – de que sean lo mas posible enfocados en vivir experiencias, en nuestro bienestar y desarrollo físico, mental y espiritual): talleres, cursos, comidas con la familia, mejoras al hogar (por ejemplo, insumos para comenzar un huertito), viajes, gastos hormiga, etc.

Al convertirnos en consumidores conscientes ( y dejar de ser consumidores por presión social, por querer un estatus social, por moda, por aburrimiento, sin darnos cuenta del impacto y consecuencias de nuestras acciones) no solo  ayudamos a las demás personas, al medio ambiente y a los animales, sino también a nosotros mismos, y a nuestras finanzas. Como mencionamos en uno de los posts de Basura Cero, no fue hasta que adoptamos este estilo de vida, que nuestras finanzas familiares comenzaron a sanear.

Por lo que el tener nuestras prioridades, valores y metas bien claras es vital para comenzar con el cambio de actitud y de hábitos.

Entonces, darle la oportunidad a otras filosofías o estilos de vida, de verdad tienen un impacto profundo y positivo en nosotros mismos y en los demás. Filosofías de vida como el minimalismo, veganismo, basura cero, frugalidad, entre otros.  Te compartimos algunos tips que te pueden ayudar a lograrlo:

  • Aprovechar cupones, tarjetas de puntos, promociones, descuentos, ofertas, SOLO si realmente necesitamos el producto,  o si comoquiera íbamos a hacer uso del servicio. Por ejemplo, si  el cine es un gustito que te das de vez en cuando, puedes aprovechar la promoción del 2×1.
  • Quitarse el miedo “del que dirán”  por vivir de forma más frugal (frugal = vivir sencillamente, gastar solo lo necesario, evitando el desperdicio). Por ejemplo, darle preferencia a las opciones gratuitas o basadas en la economía solidaria, como hacer uso de los espacios públicos para hacer deporte, utilizar el trueque o intercambio, utilizar bibliotecas públicas o solidarias, consumir productos de segunda mano (como ropa), etc.
  • Salir de casa con el efectivo necesario, de esta forma evitamos gastar de más. Otra opción es separar el dinero en sobres (o monederos o lo que tengamos disponible en casa). Por ejemplo, si me voy a asignar $100 pesos para gastos hormiga a la semana, ese dinero lo pongo en un sobrecito y le escribo: GASTOS HORMIGA, lo mismo aplica para los diferentes tipos de gastos, y así es mas fácil para algunas personas poder controlar los gastos (y fugas) de dinero.
  • Ir al mercado, central de abastos o fruterías en lugar del supermercado. En los primeros, los alimentos vienen generalmente directo del agricultor, por lo que no hay tantos gastos operativos, de intermediación, etc. como sucede en el supermercado, además, no se nos “atraviesan” otro tipo de productos que no necesitamos pero que están en oferta, etc.
  • Al adoptar una alimentación basada en plantas, se puede disminuir el gasto en este rubro, ya que generalmente la fruta, la verdura, los granos y las legumbres son mucho mas económicos que los productos derivados de animales, como la carne roja, pescado y mariscos, por ejemplo. Además, te ahorras visitas al doctor y medicamentos =)
  • Invertir en productos y servicios que promuevan el bienestar de las personas, animales y planeta (por ejemplo: que sean naturales, sin crueldad animal, sin empaques desechables, etc.) y el comercio justo (justo para todos). A pesar que a primera vista pareciera un gasto, realmente es una inversión en tu salud (y la de tu familia) a largo plazo, así como en el mejoramiento de la calidad de vida de los demás y en la preservación de nuestro planeta.
  • Ahorrar en recursos, como agua, luz y gas en nuestro hogar. Tener malos hábitos en casa provoca desperdicio de recursos naturales pero también desperdicio de dinero. Por lo que hay que tener siempre presentes los consejos básicos para cuidar el medio ambiente y el bolsillo, como: apagar las luces cuando no se necesitan, en lugar de usar secadora usar la energía del sol, bañarse en 5 minutos, cerrar la llave del agua mientras se enjabonan los trastes, así como cuando nos cepillamos los dientes, entre otros.
  • Comenzar a aplicar en orden las 5Rs de Basura Cero: Rechazar, Reducir, Reutilizar, Reciclar y Compostar.

En México existe la CONDUSEF , Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, la cual tiene como objetivo concientizar a la población sobre los derechos y obligaciones que se adquieren al comprar o usar algún producto o servicio financiero. Además, en su página comparten información relevante sobre educación financiera.

Un libro que nos ayudó bastante en el camino de sanear las finanzas familiares es el Pequeño Cerdo Capitalista de la mexicana Sofía Macías. Es información básica, pero muy sencilla y de fácil aplicación. Si a alguien que viva en Mazatlán le interesa leerlo, con todo gusto podemos prestarlo =).

Pero hay una cantidad infinita de libros, páginas, blogs, organizaciones, instituciones, etc. que difunden información útil en materia de educación financiera. Y no solo están ellos, muchas veces menospreciamos las habilidades y experiencia de nuestro círculo social. Que no nos de pena y preguntemos a aquel familiar o amigo que es conocido por ser muy consciente con sus finanzas. Estemos abiertos a recibir información nueva y aprendamos del que tiene experiencia en la materia y quiera compartirla 😉

¿Cuáles son tus gastos hormiga más comunes? Cuál será el primer paso que des para sanear tus finanzas y comenzar a cumplir tus sueños?  ¿Tienes algún tip que nos quieras compartir? Gracias de antemano! =)

5 comentarios sobre “Hacer las paces con el dinero. Tips para comenzar a sanear tus finanzas

  1. En el momento que generamos hábitos de vida saludables y económicos nuestro FOCO en el no dinero se marcha. Muchas veces nuestro problema es pensar en lo que no tenemos, y no lo que podemos hacer con ello. Buen artículo para ordenar ideas. Saludos desde Madrid.

    Me gusta

    1. Hola Victoria! Muchas gracias por visitar este espacio, y por tus comentarios! Concuerdo contigo en que la mayoría de las veces nuestro problema es enfocarnos en lo que no tenemos. En lugar de estar agradecidos por todo lo que si tenemos y sacarle el mayor provecho =) Por cierto, me encanta Madrid, he tenido la oportunidad de estar ahí un par de veces y siempre me siento como en casa, me encanta su energía! Que tengas un maravilloso día!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s