Pasta de dientes y enjuague bucal, natural y zero waste

Hace ya varios años comenzamos a tomar consciencia de la basura que generábamos en casa y comenzamos a hacer cambios en nuestra rutina diaria.

Cuando le tocó el turno al cuarto de baño, nos percatamos que era el segundo lugar donde mas generábamos basura, seguido de la cocina. Lo cambios fueron hechos paulatinamente, ya que producto que nos terminábamos, producto que le íbamos encontrando su sustituto natural y que generara el menor residuo posible. Nos dimos cuenta que el DIY (“hazlo tu mismo”, en inglés) sería una de las soluciones.

Así que le entramos al DIY y las primeras recetas que probamos fueron de pasta de dientes. Honestamente, nunca pensamos que con ingredientes que tuviéramos en la cocina fuera posible lavarnos los dientes.

Parte de la responsabilidad de esta situación la tiene la mercadotecnia, la cultura del consumismo, la falta de pensamiento crítico, etc. ya que nos programan para que creamos que NECESITAMOS un producto para una función específica, de esta forma las grandes empresas pueden vendernos enemil cantidad de productos, en su mayoría con químicos que hacen daño a nuestra salud, a los animales (la mayoría de las marcas “convencionales” aún siguen haciendo pruebas en animales) y al medio ambiente.

Impacto en tu salud:

Las pastas de dientes convencionales en su gran mayoría contienen: triclosán, lauril sulfato de sodio, flúor, colorantes artificiales, parabenos, entre otros, y a pesar que la pasta no se ingiere, si se llegan a absorber ingredientes a través de la mucosa oral, y desafortunadamente la gran mayoría de los ingredientes han sido asociados con una variedad de enfermedades, desde reacciones alérgicas hasta cáncer. La lista entera de ingredientes la puedes encontrar aquí (está en ingles pero esta super completa).

Impacto en el medio ambiente:

Otro de los ingredientes que contienen algunas pastas dentales son las “microperlas“, y ¿Adivina que? ¡Son microplásticos! Así que cuando te lavas los dientes con estas pastas estás echando plástico al desagüe (y ya ni pensar si se te llega a ir alguno por la garganta o quedar entre los dientes y encías).

Además de esto, y de que la mayoría de los ingredientes son sintéticos y se van por el drenaje contaminando, también vienen envasados en tubos de una combinación de diferentes tipos de plástico laminados (y a veces también aluminio), por lo que son súper difícil -por no decir imposible- de reciclar, así que terminan en la basura. ¿Crees que un solo tubo de pasta dental no tiene tanto impacto? En teoría no tendría taaanto, pero 20 billones de tubos producidos cada año a nivel mundial sí. Así que cada tubo cuenta.

Lo mismo aplica para los enjuagues bucales convencionales, en temas de tu salud, animales y medio ambiente. A pesar que estos vienen generalmente envasados en plástico reciclable, si la persona que lo usa no tiene una cultura de reciclaje o no hay un programa de reciclaje en la ciudad, ese envase terminará en la basura.


Entonces, esto significa que prácticamente los consumidores de estos productos están PAGANDO a empresas que se llenan los bolsillos $$$ por contribuir a enfermarlos, por hacer pruebas en animales, por consumir innecesariamente recursos naturales y por contaminar el planeta. Esto no puede continuar siendo la “normalidad”.

Tenemos la opción de cambiar esta situación de forma sencilla, práctica y económica, usando ingredientes naturales que cuidan nuestra higiene bucal, generando mínimo residuos, sin contaminar el medio ambiente y libres de crueldad animal.

Hemos investigado y preguntado a un par de dentistas y coinciden en que lo que tiene mayor impacto en la salud bucal es el método de cepillado, mas que la pasta de dientes que uses. Este es el método que nos han recomendado:


Método de cepillado

Cepillar los dientes mínimo 2 veces al día y cada vez por aproximadamente 2 minutos. Cepillar de encías a diente (no de derecha a izquierda), cepillar los dientes por enfrente, por detrás y los espacios entre estos. Limpiar encías y paladar. Y por supuesto, hay que cepillar la lengua también, para mayor limpieza puedes usar un limpiador de lengua o puedes hacerlo “raspando” tu lengua con una cuchara que designes para esta función.


¡Ahora sí, manos a la obra! Las recetas que te compartimos a continuación han sido probadas por nosotros en algún momento de nuestra vida. La que mas nos gusta y estamos usando actualmente es la pasta de dientes de textura cremosa (bueno, ahorita es líquida porque estamos en pleno verano) con menta y árbol de te, y el enjuague bucal con menta.


Recuerda que no somos dentistas ni expertos en salud oral. Las recetas que te compartimos son basadas en nuestra experiencia personal. Hay niños y algunas personas que pueden ser sensibles a alguno de los ingredientes, como los aceites esenciales. Investiga, pregunta a tu dentista o profesional en el tema. No nos hacemos responsables de ninguna reacción alérgica o de otra índole, es responsabilidad del usuario asegurarse que este usando ingredientes que no sean nocivos para su salud.


Pasta dental

-versión cremosa o líquida-

INGREDIENTES:

  • 4 cucharadas de aceite de coco
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • Aprox. 8-10 gotitas de aceite esencial (menta, árbol de te, canela, clavo, eucalipto, etc.)
  • Un frasco pequeño de vidrio

Las cantidades son sugeridas, ajusta a tu gusto.

Otros ingredientes que se pueden agregar a la receta son: agua potable, sal de mar o del himalaya, jabón de castilla (el que es a base de aceite de oliva), carbón activado o arcilla bentonita.

Nota: Si usas carbón o arcilla, recuerda manipularlos únicamente con utensilios que no sean de metal (frasco de vidrio, cuchara de madera, etc), ya que pueden disminuir o eliminar sus propiedades y atraer toxinas de los metales.

PROCEDIMIENTO:

Agrega todos los ingredientes en el frasco y revuelve hasta obtener la textura deseada.

Si el clima es muy cálido en tu ciudad, el aceite de coco estará totalmente liquido, por lo que si quieres que la pasta tenga menos textura líquida y mas cremosita, puedes guardar la mezcla en el refrigerador y sacarla cada que la vayas a usar. Para servirla en tu cepillo puedes usar tu dedo limpio o una cucharita de madera.


Pasta dental

– versión polvo –

INGREDIENTES:

  • Bicarbonato de sodio
  • Unas gotitas de aceite esencial (menta, árbol de te, canela, clavo, eucalipto, etc.)
  • Un frasco pequeño de vidrio

PROCEDIMIENTO:

Agrega todos los ingredientes al frasco y revuelve. Para servirla en tu cepillo puedes usar usar tu dedo limpio, una cucharita de madera o espolvorear.


Enjuague bucal

INGREDIENTES:

  • Agua potable
  • Bicarbonato de sodio (para 250 ml de agua usamos 1 cucharadita)
  • Unas gotitas de aceite esencial (menta, árbol de te, canela, clavo, eucalipto, etc) (para los 250 ml de agua usamos 3-5 gotitas)
  • Una botellita de vidrio

Las cantidades son sugeridas, ajusta a tu gusto.

PROCEDIMIENTO:

Agrega todos los ingredientes al frasco y agita. Agita antes de usar.


Blanqueador dental

INGREDIENTES:

  • 1 fresa madura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio

PROCEDIMIENTO:

Machaca la fresa, agrega el bicarbonato y revuelve. Aplica suavemente la pasta formada en tus dientes con el cepillo y déjala actuar por 5 minutos. Enjuaga. Vuelve a cepillar con tu pasta dental para retirar por completo la pasta de fresa y enjuaga. Esta receta es solo para uso esporádico, para que el ácido de la fresa no llegue a dañar el esmalte de los dientes (se puede usar una vez a la semana o cada quince días, dependiendo de lo manchado de los dientes).


¿Cuál es tu receta casera favorita de higiene bucal? ¡ Cuéntanos en los comentarios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s