Leche vegetal casera: Fácil, saludable y zero waste

Haciendo memoria, creo que esta fue la primera receta DIY (“Hazlo Tu Mismo”) que aprendí a hacer. Recuerdo que investigue, leí, vi videos hasta que me convencí que si era posible hacerla (y que no iba a envenenar a nadie jejeje). Años después ya la hago “automáticamente”, sin pensar en medidas ni procastinar, porque ya es un hábito. La realidad es que hacerla no tiene gran ciencia, necesitas solo un par de ingredientes, licuadora y te tardas unos pocos minutos.

Desde entonces, la leche vegetal es de las recetas esenciales que siempre tenemos en casa. Nos encanta por su versatilidad, es super fácil y rápida de hacer, es nutritiva y se la puedes poner a -casi- todo. ¡Nuestra favorita es la de almedras!

Peeero, primero empecemos por el principio…

¿Por qué tomar leche vegetal si desde niños tomábamos de vaca?

Hay enemil argumentos, sin embargo, el mas lógico es porque no somos becerritos. Dado que la naturaleza es sabia y perfecta, la leche materna -de cualquier especie- contiene todos los nutrientes necesarios para la buena salud y el correcto desarrollo de su cría. Entonces, la leche de vaca es para los becerritos y la leche de humana es para los humanitos.

Por esta razón, es que aproximadamente el 65% de la población humana es intolerante a la lactosa, al no contar con la enzima que permite digerirla adecuadamente. De hecho, la leche de vaca es considerada un alimento alérgeno, de los más comunes que existen. Por esta razón se pueden explicar tantos problemas digestivos, de la piel (como acné o urticaria), dolores de cabeza, entre otros.

Además, ya está demostrado científicamente que la ganadería industrializada impacta negativamente el medio ambiente, la biodiversidad y los ecosistemas del mundo; sumándole que es parte de la explotación animal.

Entonces, realmente no hay necesidad de impactar negativamente a nuestro organismo, a los animales y al planeta, si tenemos la opción de la deliciosa y nutritiva leche vegetal.

Y si es casera mejor.

¿Por qué hacer leche vegetal en casa y no comprarla en el super?

  • Porque haciéndola en casa evitamos los envases desechables, especialmente los tetrabrik (también conocidos por la marca Tetrapak), que son muy difíciles de reciclar, ya que está compuesto de varias capas de materiales (cartón, plástico y aluminio), pero si son reciclables. De hecho, en el mundo (incluyendo México) existen varios programas de reutilización y reciclaje de este tipo de envases, con los cuales se hacen muebles, techos de casas, etc. Pero si en tu localidad no hay ningún programa ni centro de acopio y tu no los reutilizas, los envases terminarán en la basura.

Si tienes algún envase de tetrabrik, puedes reutilizarlo:

*Como tapas para hacer libretas: Recortando las caras grandes del envase y forrándolas.

*Como semilleros/maceteros: Recortando el envase a la mitad o si lo acuestas recortando la cara de arriba para que quepan más semillas, ya que el material es resistente al agua.

Hacer tu propia leche vegetal te da la oportunidad de generar cero residuos al comprar las semillas a granel (además es más barato) y al evitarte los envases desechables.

  • Porque haciéndola en casa evitamos los conservadores, azúcar (en cualquiera de sus disfraces), aditivos espesantes (como la carragenina) y demás ingredientes que no le aportan ningún beneficio a nuestro organismo, así como el proceso de pasteurización en el cual por los cambios de temperatura, se pierden nutrientes.

Hacer tu propia leche vegetal te permite recibir todos los nutrientes de las semillas y demás ingredientes que utilices, así como también tienes la oportunidad de personalizarla a tu gusto. Por ejemplo, mi ingrediente favorito es la canela en polvo para darle un toque dulzón.


RECETA BÁSICA DE LECHE VEGETAL

¿QUÉ NECESITAS?

  • 1 taza de almendras (o tu ingrediente preferido)
  • 3-5 tazas de agua potable/purificada/filtrada
  • Licuadora
  • Bolsita de algodón porosa o tela manta de cielo o colador con agujeros pequeñitos
  • Frasco/Botella de vidrio

PROCEDIMIENTO:

1.Una noche antes deja remojando las almendras (o lo que vayas a usar) para activarlas.

Los frutos secos blandos (como la nuez de la india / anacardo) necesitan solo un par de horas de remojo. Por el contrario, los más duros como almendras y cacahuates necesitan entre 6 y 12 horas.

La activación de los granos, frutos secos, legumbres y semillas es necesaria previo a su consumo, ya que estos se encuentran “dormidos”, y están protegidos con una capita invisible de químicos naturales, uno de ellos es el acido fítico, que los protegen de factores externos; sin embargo, para los humanos, estos químicos son “antinutrientes”, ya que impiden la absorción de ciertos nutrientes (como el zinc, calcio, entre otros). Pero al ponerlos en remojo se diminuye o elimina su contenido de acido fítico, así como el impacto negativo que puede tener en el organismo, y además permite la “activación” de sus nutrientes y sabor.

2. Después de pasado el tiempo adecuado de activación, descarta el agua del remojo y enjuaga con agua limpia.

3.Licua las almendras con el agua potable/purificada/filtrada (y con algún otro ingrediente que quieras agregar).

Acá entre nos, de una taza, taza y media de almendras saco casi 2 litros de leche jejeje Queda muy lÍquida, pero la usamos generalmente como base de licuados. Entre mas cremosita la quieras, menos agua se le agrega.

4.Con la bolsita, tela o colador, fíltrala o cuélala. Aquí es donde “ordeñas” la bolsita hasta exprimir la última gota de leche.

En lo personal, prefiero la bolsita de tela, es más práctica. Una vez intenté con un colador, pero si alcanzó a pasar pulpa.

5.Pon la leche en el frasco de vidrio y conserva en el refrigerador.

Como es 100% natural y no tiene conservadores, dura en el refri entre 3 días hasta una semana. Y por esto mismo es común que se “separen” los ingredientes, simplemente agítala antes de usar.


Esta fue la receta básica de la leche vegetal casera, ejemplificando con almendras, pero puedes hacer mil y un versiones (como leche dorada, leche de vainilla, leche de chocolate, etc.) agregando diferentes ingredientes:

  • BASE: En lugar de almendras, puedes usar nuez de la india, coco rallado o natural (o hasta de lata), avena, soya, arroz integral, semilla de cañamo, cacahuate, quinoa, avellanas, y ¡hasta puedes hacer leche de plátano!…
  • ENDULZANTE: Dátiles sin hueso, miel de maple o agave, stevia, vainilla…
  • SUPERALIMENTOS: Cacao, canela, cúrcuma, cardamomo…

La leche vegetal la puedes usar en postres, como base de licuados, en la avena, con tu cereal o granola favorita, en tu café, para hacer tés latte (como el de matcha), para preparar chocolate caliente, etc.

La pulpa puedes reutilizarla agregándola a la masa para hacer galletas, barritas, granola, quequitos, etc. Si en ese momento no tienes en que usarla puedes congelarla o si crees no llegar a necesitarla, puedes compostarla.

¿Ya has hecho leche vegetal casera? ¿Cuál es tu favorita?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s