Mi tónico facial favorito: Agua de rosas casera

Desde la adolescencia he pasado por infinidad de rutinas faciales: que para la piel grasa, que para la piel con acné, que anunciaron un nuevo producto que dice hacer maravillas, que para la piel sensible, que ya no uso productos con químicos nocivos ni crueldad animal ni de grandes marcas comerciales, que ya no uso plástico…. y así como va evolucionando mi forma de pensar -y mi edad-, voy aprendiendo y experimentando diferentes filosofías y perspectivas de vida, se van quitando vendas de los ojos y se va expandiendo el horizonte; también van cambiando mis rutinas, incluyendo la de la carita =). Ya lo decía Heráclito:

“Nada es permanente a excepción del cambio”.

Cada una de estas rutinas faciales incluía un tónico, ese producto que puedes aplicar después de lavarte la cara y antes de la crema, ya que ayuda a limpiar con mayor profundidad, eliminando impurezas y aportando algún beneficio extra como astringente, calmante, entre otros. En lo personal me gusta usar este producto, ya que mi piel agradece su uso.

Pero tal vez en algún punto en el tiempo mi piel no lo vaya a necesitar. No lo sé. Si eso pasa, simplemente lo dejaré de usar. Es necesario que aprendamos a escuchar -y ver- objetivamente a nuestro cuerpo y seamos conscientes de sus necesidades reales (y no solo porque la mercadotecnia lo dice, o por encajar en la sociedad, o por creencias sin cuestionar, etc). La higiene personal y el auto cuidado no son lujos (aunque desafortunadamente para muchas personas en el mundo si lo sea, ya que no tienen acceso a cubrir ni sus necesidades básicas), sino necesidades de nuestro cuerpo, lo que si hace la diferencia es con qué intención lo hagamos (ego vs. necesidad), qué tipo de productos usamos (químicos nocivos vs. naturales), etc. Lo que decidamos usar o hacer nos debe hacer bien a nosotros y también al planeta… y viceversa, porque todo y todos estamos conectados.

Hace varios años, en el proceso de disminuir los residuos y la basura que genero, ejercer un consumo más responsable y utilizar solo ingredientes o productos de origen vegetal, encontré una receta para tónico facial utilizando vinagre de sidra de manzana y agua. Leí un montón de artículos al respecto y muy buenas recomendaciones. Honestamente me emocioné mucho, porque me parecía tan simple, natural, y además, fácil de conseguir los ingredientes (el vinagre de manzana hasta lo puedes hacer tu mismo). Lo probé y con el tiempo me di cuenta que comenzaron a salirme manchitas en la cara. Pudo haber sido algún otro factor, pero en ese tiempo no había hecho ningún otro cambio, por lo que atribuí a este producto las manchitas. Pero esa fue solo mi experiencia, no quiere decir que a alguien más no le pueda funcionar de maravilla.

También, hace poco tuve la oportunidad de probar un tónico natural con ingredientes orgánicos de origen vegetal, de marca mexicana, en envase de aluminio (reciclable). ¡Sonaba perfecto! Pero lo probé y no le cayó bien a mi piel. Resulta que como en estos últimos años mi piel es grasa pero también sensible con tendencia a dermatitis (media rara la combinación, pero le atribuyo la dermatitis al estrés, por eso es tan importante el auto cuidado y tener hábitos saludables), y uno de los ingredientes era el agua de hamamelis (witch hazel), hizo que mi piel sensible se irritara. Pero eso no quiere decir que el producto sea “malo”, mi mamá lo usa y ¡le cayó fenomenal!

Depende del tipo de piel, de hecho hay pieles que no necesitan nada adicional para estar balanceadas y saludables, salvo un ligero toque de humectación o hidratación esporádico, y que hasta un poco de aceite de coco u oliva puede resolver. Algo curioso es que este tipo de piel es conocida como “normal y creo que en este ámbito es el único (o de los pocos) en el que “normal” se refiere a: balanceado, simple, que no requiere gran cosa. Ya que “normal” en el contexto mundial actual representa lo opuesto: consumo desmedido, desbalance: recursos utilizados vs. capacidad de regeneración, explotación, entre otros.

Cada piel es diferente -así como cada cabeza es un mundo-, y lo que puede ser la octava maravilla para una persona puede ser la criptonita de otra, por lo que es muy importante que antes de usar cualquier producto (aun siendo ingredientes naturales), investiguemos a profundidad y lo probemos en una pequeña parte del cuerpo para ver como reacciona nuestra piel.


Después de probar varios productos, por fin encontré un tónico que satisface mis necesidades actuales y que respeta el planeta y los seres que lo habitan: Es natural, sencillo (solo 2 ingredientes), rápido de hacer, sin empaques (la materia prima se puede conseguir a granel) y le está funcionando muy bien a mi piel… y ¡a mi pelo! Estoy hablando del agua de rosas hecho en casa.

El agua de rosas, ya sea como bebida o como loción, es mundialmente conocida por sus múltiples beneficios: antidepresiva, disminuye la ansiedad y el estrés, antiinflamatoria, antiséptica, antioxidante, afrodisiaca, regula el ciclo menstrual, astringente, depurativa, adecuada para cualquier tipo de piel (especialmente secas, maduras y sensibles) porque la limpia y refresca, vigoriza el cabello y prevenir su caída, entre muchos otros beneficios más.

Los pétalos de rosa secos se pueden conseguir en algunas tiendas a granel, mercados, herbolarios. De hecho, se pueden utilizar pétalos de rosa frescos -o ponerlos a secar tu mismo- y si son de tu rosal (o el de tu vecino), ¡mucho mejor! De esta forma te cercioras que las flores no han sido expuestas a herbicidas o pesticidas nocivos (para nuestra salud y la del medio ambiente) comúnmente utilizados en la agricultura industrializada.

¡La receta es muy sencilla y te la comparto a continuación!


AGUA DE ROSAS

-como bebida o tónico facial-

INGREDIENTES:

  • 1 cucharadita de pétalos de rosa secos por taza de agua
  • Agua filtrada caliente (para hacer una infusión)
  • Infusor o colador o prensa francesa
  • Un frasco de vidrio con atomizador

Las cantidades son sugeridas, ajusta a tu gusto. 

PROCEDIMIENTO:

  • En una olla poner el agua a calentar. Apagar.
  • Colocar los pétalos -en el infusor si lo estás usando- en el agua caliente. Tapar y dejarlo reposar mínimo 10 minutos.
  • Colar o si usaste el infusor, retirarlo.
  • Verter el agua infusionada en el frasco de vidrio. Dejar enfriar. Ya que esté a temperatura ambiente puedes comenzar a usarlo.

Yo usé la prensa francesa, y simplemente hay que colocar los pétalos de rosa en la prensa, luego verter el agua caliente, tapar y esperar también unos minutos (en esta ocasión lo dejé infusionando aprox. 20 min). Bajar el émbolo. Verter en el frasco de vidrio. Y listo.

Hice suficiente para llenar unos cuantos frascos pequeñitos. Uno lo estoy utilizando y los demás los metí al refrigerador para que se conserven más tiempo.

Para usarlo solamente atomiza en cara y cuello limpios, o durante el día para refrescar; igualmente en el cabello. Si quieres limpiar tu cara con mayor profundidad, después de lavarla y secarla, atomiza el tónico directamente sobre tu cara y pasa ligeramente una almohadilla de algodón reutilizable sobre ella o puedes aplicar el tónico directamente sobre la almohadilla y pasarla con delicadeza sobre tu cara.


¿QUÉ PODEMOS HACER CON LOS RESIDUOS (PÉTALOS DE ROSA)?

COMPOSTARLOS

  • Los pétalos de rosa usados son residuos orgánicos, por lo que los puedes compostar, en este post te explicamos el paso a paso para hacerlo.

Aproveché para tomarme una taza con la infusión aun calientita y me supo como un delicioso bálsamo para el alma ♡.

¿Ya has usado el agua de rosas? ¿Qué tal te ha funcionado? ¿Has probado algún otro tónico natural? ¡Cuéntanos en los comentarios!

La receta que te compartimos está basada en nuestra experiencia personal. Este producto no es un tratamiento médico. Hay personas que pueden ser sensibles a alguno de los ingredientes, ya sea ingerido (especialmente embarazadas y niños) o tópico. Investiga, consulta con tu profesional de la salud. No nos hacemos responsables de ninguna reacción alérgica o de otra índole, es responsabilidad del usuario asegurarse que esté usando ingredientes y productos que no sean nocivos o contraproducentes para su salud. ♡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s