CLASIFICACIÓN Y SEPARACIÓN DE RESIDUOS, ACOPIO Y RECICLAJE


¿CÓMO CLASIFICAR Y SEPARAR TUS RESIDUOS?

En Mazatlán no existe un sistema de recolección de residuos sólidos reciclables ni compostables, por lo que cada quien debe hacerse responsable de sus propios residuos.

Para clasificar y separar tus residuos sólidos:

1. Asigna un contenedor para cada tipo de residuo que generes en casa o trabajo (cartón, papel, vidrio, aluminio, pilas, botellas de plástico, aceite vegetal usado, electrónicos que no funcionen, etc).

2. Deposita tus residuos en el contenedor correspondiente, para que no se mezclen con los residuos que no son reaprovechables (basura) y no terminen en el vertedero o relleno sanitario. 

Se estima que el 30% de la basura mundial termina en el mar, y el 70% es plástico.

3. Ya que están llenos los contenedores, llévalos al centro de acopio correspondiente.

Es normal que te tome un poco de tiempo aprender a clasificar los diferentes residuos que son acopiados localmente, así como hacerte el hábito de separarlos. Pero como todo en la vida, lo importante es dar el primer paso y ser constante, así poco a poco se logra el objetivo, que en este caso es reducir la cantidad de basura que generamos, ser parte de la cultura del reciclaje en nuestro país separando nuestros residuos y contribuir al desarrollo sostenible de nuestra comunidad y el planeta.

¡Tus residuos son recursos no basura!


¿POR QUÉ RECICLAR?

El Reciclaje permite que residuos recuperados sean reaprovechados y se conviertan en materia prima en un proceso de fabricación, y de esta manera puedan ser reinsertados en el ciclo productivo, permitiendo ahorrar recursos naturales, entre otros beneficios; por lo que su impacto es menor en el medio ambiente que producir a base de nuevos materiales.

No obstante de todas las ventajas que tiene el reciclaje, también es importante considerar que es un proceso complejo, que utiliza energía, recursos naturales, entre otros, y para que se dé adecuadamente se necesita la colaboración de todos los agentes de la sociedad: gobierno, empresas, organizaciones, ciudadanos.

Por lo que, el Reciclar es solo una de las muchas medidas necesarias para disminuir la cantidad de basura que generamos, recordando que dentro de la filosofía Zero Waste (Basura Cero), el Reciclar viene en el cuarto lugar, después de Rechazar, Reducir y Reutilizar, por ello es tan importante primero enfocarse en estas 3Rs. Aunque siempre será mejor Reciclar que convertir un residuo en basura.

El puerto de Mazatlán, como muchos otros lugares en el mundo, no cuenta con un sistema de gestión de residuos sólidos reciclables, ni tampoco se cuenta con empresas recicladoras, por lo que la mayoría de los residuos acopiados tienen que ser enviados a otros lugares de la República Mexicana. Con lo que si se cuenta en la localidad es con centros o puntos de acopio de diversos residuos sólidos y con recolectores (también se les conoce como acopiadores o pepenadores). 

Los centros o puntos de acopio es donde los ciudadanos, empresas y organizaciones pueden llevar sus residuos sólidos -previamente limpios y separados- y estos lugares se hacen cargo de entregarlos a otros centros de acopio más grandes o directamente a empresas que reutilizan y reciclan estos residuos. 

Los recolectores, pepenadores o acopiadores, se ayudan económicamente al recuperar y vender estos materiales directamente a centros de acopio grandes o empresas que los reciclan, por lo que  también les puedes entregar directamente a ellos tus residuos reciclables -previamente limpios y separados-.

El reciclaje no es la solución a la problemática del consumo irresponsable ni  a los millones de toneladas de basura generadas, ni a la emergencia climática. Pero considerando que solo en Mazatlán se generan 900 toneladas de basura todos los días, la cultura del reciclaje SI contribuirá a diminuir considerablemente la cantidad de basura que generamos y que llega al vertedero (conocido localmente como el Basurón) y al mar; por lo que el reciclaje es parte esencial de la solución y es necesario que todxs adoptemos el hábito de clasificar y separar nuestros residuos, y fomentemos la cultura del reciclaje en nuestra comunidad.

¿Te unes al cambio?